pixelfacebook

Patatas paja, cerilla o pajitas caseras
ENTRANTES Y TAPAS, TUTORIALES DE COCINA

Patatas paja caseras | patatas cerilla o pajitas

Hoy os traigo algo diferente, no sé si podría llamarse receta en si, pero quiero enseñaros cómo hacer patatas paja caseras,  también llamadas patatas cerilla o pajitas.

Más que una receta sería uno de los tipos de corte de la patata y una técnica culinaria de fritura para que las patatas paja queden perfectas. Dentro de los distintos cortes de patatas podemos encontrar las patatas chips, en rejilla, en bastones, avellanas, españolas, francesas, en dados, en rodajas… y en este caso hoy os voy a enseñar a hacer patatas paja o patatas cerilla, que son patatas muy finitas cortada en juliana, y que después de fritas quedan como la paja del trigo.

Recuerdo cuando de pequeño me colaba en el bar de mi madre a cogerle una bolsa de patatas paja o “pajitas” como yo las llamaba para picar. Estaban taan ricas y tan saladas jeje Es lo que tienen las bolsas de snacks, que tienen demasiada sal y están fritas en grasas de dudosa procedencia. Pero al hacer patatas paja caseras nosotros controlamos en qué aceite las freimos. Podemos usar aceite de girasol, pero yo que soy de tierra de olivos, estoy acostumbrado a usar de toda la vida el aceite de oliva virgen extra para todo, para freír, cocinar y aliñar.

Las patatas paja pueden comerse tal cual como snack, como acompañamiento o guarnición de otros platos de carne o pescado (hamburguesas, filetes, etc.) o bien dentro de la elaboración del propio plato como en el caso del famoso bacalao dorado (à brás) que os enseñaré la semana que viene.

 

Trucos para hacer patatas paja perfectas

 

  1. Lo primero es hacer un buen corte homogéneo, ya que si unas patatas son más gruesas que otras, las más finas quedarán más chumarrascadas que el resto. Para eso necesitamos una mandolina que tenga cuchilla de corte fino de juliana para hacer las patatas paja. Si no tenemos mandolina, habrá que hacer el corte a cuchillo, haciendo rodajas finas y luego cada rodaja cortándola en bastoncitos finos, pero siempre procurando que salgan todas del mismo tamaño.
  2. Para que las patatas queden sueltas y no se peguen hay que quitarles el almidón. Para eso las ponemos en romojo un rato antes y las ponemos en un colador pasándolas por debajo del grifo hasta que el agua salga transparente.
  3. Antes de freírlas hay que secar muy bien la patata. Después de haberla lavado y escurrido, las dejamos secando en un paño de algodón o papel de cocina para que suelten la humedad.
  4. No podemos freír mucha cantidad de patatas a la vez para que no baje la temperatura del aceite y en vez de crujientes queden pochadas. Vamos añadiendo las patatas de puñado en puñado al ac
  5. Hay que freírlas en un cazo o sartén con abundante aceite de oliva o girasol bien caliente a 180ºC.
  6. Los primeros 15 segundos no tocamos las patatas, pero después con la espumadera vamos separándolas de vez en cuando para que no se peguen, hasta que estén bien doradas y crujientes.
  7. Por último las dejamos escurrir el exceso de aceite en papel absorbente y le añadimos sal y los condimentos que queramos (pimienta, pimentón, ajo en polvo, hierbas provenzales, etc.)

 

Cómo hacer patatas paja caseras

 

Y aquí os dejo el video para que veáis cómo hacer patatas paja, patatas cerilla o pajitas caseras. Y también la receta paso a paso en versión imprimible. ¡Qué aproveche!

 

 

Patatas paja caseras
Tiempo preparación
15 min
Tiempo cocción
10 min
Tiempo total
25 min
 
Patatas paja, patatas cerilla o pajitas caseras para tomar como snack o como guarnición de otros platos.
Raciones: 2
Ingredientes
  • 1 patata grande
  • Aceite de oliva o girasol
  • Sal
Elaboración
  1. 1. Pelamos la patata y la cortamos con la mandolina con la cuchilla más fina, para hacer patatas paja o patatas cerilla. Si no tenemos mandolina, habrá que hacer el corte a cuchillo, haciendo rodajas finas y luego cada rodaja cortándola en bastoncitos finos.
  2. 2. Ponemos las patatas en remojo unos 15 minutos para quitarles el almidón. Las ponemos en un colador y las pasamos por debajo del grifo hasta que el agua salga transparente. Las escurrimos bien y las dejamos secando en un paño de algodón o papel de cocina.
  3. 3. Freímos las patatas de puñado en puñado, en abundante aceite de oliva o girasol a 180ºC. Con la espumadera vamos separándolas de vez en cuando para que no se peguen, hasta que estén bien doradas y crujientes.
  4. 4. Las sacamos de la sartén poniéndolas sobre papel absorbente. Añadimos sal al gusto.

Porque todos podemos llevar una vida #happysinlactosa

1 Comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Shares