martes, 25 de agosto de 2015

Arroz negro (paella con tinta de sepia)


Arroz negro (paella de arroz negre con tinta de sepia)


La primera vez que probé una paella de arroz negro (arroç  o arros negre) fue en el Saler, en la albufera valenciana, hace muchos años cuando mi hermana trabaja en Valencia y fui a visitarla. Recuerdo que estaba Pau Donés, el cantante de Jarabe de Palo justo en la mesa de al lado comiéndose también un arroz negro.

Me encantó. Es como una paella de marisco, pero con tinta de sepia que la vuelve de color negro, y le da un sabor súper intenso y súper rico.

Quién me iba a decir a mi que años después intentando hacer paellas perfectas, me queda el arroz negro tan bueno buenísimo, que todo el mundo que lo prueba quiere repetir y le sabe a poco :)



Arroz negro (paella de arroz negre con tinta de sepia)


La base del arroz negro es la misma que la de una paella de marisco. Un buen sofrito de ajo, pimiento, un poco de cebolla y tomate. Marisco fresco (esto es muy importante y es lo que marca la diferencia de una buena paella o un buen arroz negro): calamares, posta o sepia, gambas o langostinos incluso si queréis unas pocas almejas o chirlas. 

A mucha gente le gusta comer arroz sin encontrarse tropezones de nada, ni conchas ni cáscaras. Por eso yo si no queréis usar las almejas o chirlas, o si queréis ponerlas sin concha, lo dejo a vuestra elección. Lo que yo sí hago es triturar toda la verdura o bien picarla muy finita para no encontrarte trozos grandes al comer arroz. Y por supuesto, las gambas bien peladas.



Arroz negro (paella de arroz negre con tinta de sepia)


Pero lo más importante del arroz negro y en general de cualquier buena paella o arroz, es el caldo que va a absorber ese arroz. En mi casa por ejemplo, mi abuela siempre a hecho el arroz de los domingos con agua, eso sí, ese en ese agua se dejaba cociendo a fuego lento toda la carne (costillas de cerdo, pollo o conejo), la jibia o calamares y las gambas, y el sofrito bien hecho y cuando ya ese caldo tenía toda la esencia, añadía el arroz. 

Yo lo que hago es sofreír un poco el arroz con el refrito y luego añadirle un buen fumet o caldo de pescado o marisco. Sofreímos bien en una olla las cabezas y cáscaras de gambas y las dejamos cociendo con caldo de pesco (cuidado que no tenga lactosa, que muchos caldos la usan como aditivo).

Me gusta hacerlo así porque voy añadiendo el caldo de gambas a medida que lo voy necesitando, porque es verdad que no soy tan bueno en las medidas a ojo como lo era mi abuela, que echaba el arroz a puñados jeje o como la gente que usa una parte de arroz por dos o tres partes de caldo en función de lo caldoso que quieran el arroz.




Lo que destaca de esta paella de marisco de arroz negro precisamente eso, el color negro. Y lo que la vuelve negra es la tinta de la sepia o del calamar, que la podéis comprar en pescaderías o directamente en bolsitas congeladas en los supermercados (en la zona de los congeladores).

La tinta no debe tomarse nunca en crudo pues es tóxica. Por eso la añadimos al arroz diluyéndola en un poco de caldo bien caliente, o bien en el sofrito. Podemos añadir más o menos bolsitas en función de lo oscuro que os guste el arroz negro. Yo le añado un poco de azafrán, y por eso parece también algo doradito.

Los valencianos toman el arroz negro con alioli o all-i-oli (una emulsión de ajo, aceite y huevo, o para los más valientes, de ajo y aceite sólo), y la mezcla la verdad es que está impresionante de buena.

Aquí os dejo la receta paso a paso de mi arroz negro y espero de verdad que os encante, tanto como les encanta a mi familia y amigos que lo han probado :)



lunes, 10 de agosto de 2015

Smoothie o batido de avena, plátano y coco (sin lactosa)


batido de avena, plátano y coco (smothie sin leche)


Para luchar contra el calor este verano, nada mejor que bebidas refrescantes, fruta fresca, batidos.... o todo junto mezclado en un súper smoothie o batido de avena y plátano súper rico y súper nutritivo.

Se están poniendo de moda los smothies, que no son nada menos que batidos de fruta fresca, zumos de fruta, algún lácteo (leche, yogur o helado) y hielo. Pero nosotros vamos a hacer un smothie mucho más ligero y por supuesto libre de lactosa y de cualquier lácteo, para que también sea apto para los alérgicos a la proteína de la leche de vaca.

Nuestro smoothie será un batido de avena, plátano, coco y almendras (sin leche) súper rico, súper refrescante y súper nutritivo. Es muy sencillo, tan sólo lleva bebida de avena (sin lactosa, por supuesto), plátanos maduros, coco rallado deshidratado, almendras y hielo picado. 


¿Por qué usamos avena? Pues porque además de ser una bebida vegetal (sin leche y sin lactosa) es una fuente de proteínas de alto valor biológico, rica en vitaminas y minerales, y es uno de los cereales con mayor propiedades nutricionales.


Este batido es perfecto si vais a hacer deporte, pero si estáis siguiendo una dieta de adelgazamiento y queréis perder peso, no le añadáis el coco rallado ni las almendras.



batido de avena, plátano y coco (smoothie sin leche)


Para nuestro smoothie sin leche, como decíamos, vamos a usar una bebida vegetal en lugar de leche. En este caso se trata de una bebida vegetal ecológica y enriquecida en calcio de CostaEco. Los plátanos preferentemente que estén maduros para dar más sabor.  Las almendras, el coco y la avena que nos aportan energía. Y si queréis endulzar un poco más el batido (aunque no es necesario porque el plátano ya es dulce), podéis añadir una cucharadita de edulcorante o azúcar moreno, incluso miel que le da un punto muy rico y tiene menos calorías y el mismo poder edulcorante que el azúcar.

Este batido de avena y plátano es una bebida súper completa y nutritiva, ideal para antes de entrenar en el gym; bueno, y aunque no vayamos al gimnasio, si salimos a correr, con la bici, los patines o a nadar en la piscina del gym como hago yo por las noches, este batido nos viene genial porque la avena nos aporta energía, proteínas y fibra, el plátano es muy rico en potasio, lo cual nos ayuda a fortalecer nuestra masa muscular y evita que nos den calambres en los músculos cuando estamos haciendo ejercicio; y las almendras, que aunque tiene muchas calorías, nos aportan energía, proteínas y una grasa monoinsaturada beneficiosa para nuestro organismo, como la del aceite de oliva.

Además, si queréis aportarle un poco de energía extra podéis añadirle al batido dos galletas Digestive, y estará espectacular, de verdad ;) es como el batido de toda la vida que nos hacían de pequeños, esos batidos de leche, plátanos y galletas mmmm eran mi merienda favorita. Pero claro, engordan mucho. Por eso si le añadís dos galletas Digestive, luego tenéis que ir a hacer ejercicio para quemarlo eh!! :) ya os digo que merece la pena y os sentiréis súper bien.





Si queréis un batido fresquito, fresquito para el calor, no os olvidéis del hielo, también triturado al hacer el batido, lo cual conseguiremos un smoothie súper refrescante y ligero, nada pesado. Y el punto final se lo da un poco de canela molida mmmmm creedme ;)

No digáis que no es fácil y apetecible. ¿Tenéis unos cuantos plátanos demasiado maduros en la nevera? ¡no los tiréis! haceos un batido de avena y plátano (que si vais a hacer ejercicio podéis añadirle almendras y coco, incluso las galletas Digestive, y si queréis adelgazar no jeje) Sea como sea, os lo recomiendo para disfrutar de una deliciosa merienda porque está buenísimo!


Aquí os dejo la videoreceta y receta de este smoothie o batido de plátano y avena (sin leche). Espero que la disfrutéis y mucha suerte en el sorteo CostaEco! :)




jueves, 6 de agosto de 2015

Polos de horchata y frutas (sin lactosa)



Polos de horchata y frutas sin lactosa


Este verano nos estamos poniendo las botas a helados sin lactosa, entre el McFlurry de Oreo sin lactosa, el yogur helado de chocolate sin lactosa y otros helados sin lactosa que ya teníamos de veranos anteriores, ahora toca el turno de los polos de hielo y fruta, como estos polos de horchata y frutas sin lactosa y sin proteína láctea.

La base de los polos es el agua (hielo) y las frutas, a diferencia de los helados, cuya base es grasa (crema inglesa, huevos, leche, nata...) Así que este veranillo vamos a aprender a hacer polos de frutas refrescantes, que nos quiten el calorcito y el deseo de helados, pero sin miedo a engordar.

Estos polos de horchata y frutas apenas tienen calorías. Están hechos a base de bebida vegetal (una deliciosa horchata ecológica de Costa Eco), edulcorante (que no es azúcar), un poco de nata vegetal para darle consistencia y fruta fresca al gusto. Yo he usado piña, kiwi, plátano y fresas, que aunque ya no sea la temporada de las fresas, podemos encontrar congeladas en supermercados, o frescas de exportación. Pero podéis usar la fruta que más os guste. 


La combinación de la horchata y las frutas es súper refrescante y súper original. Mirad qué bonitos quedan los polos cuando se desmoldan.


Polos de horchata y frutas sin lactosa


Anteriormente habíamos hecho un cremoso helado de horchata ecológica, pero en esta ocasión vamos a hacer polos de horchata y frutas, con una exquisita horchata de Costa Eco, también ecológica, sin lactosa y sin proteína láctea, a diferencia de muchas horchatas que encontramos en el supermercado, y que no deberían llamarse horchata, sino bebida de chufa. Por eso, aunque la horchata sea una bebida vegetal y a priori pensemos que no lleva lactosa o proteína láctea, tenéis que mirar muy bien los ingredientes.

Y luego no confundáis la proteína láctea con la lactosa. Si sois intolerantes a la lactosa, podéis tomar proteína láctea perfectamente. La proteína de la leche de vaca (caseína) es una cosa y el azúcar (lactosa) es otra. Así que no os engañen en supermercados como Mercadona, que te venden más cara una supuesta "horchata sin lactosa", cuando en realidad la otra horchata "normal" tampoco lleva lactosa. Lo que lleva es proteína láctea, que no podréis tomar si sois alérgicos a la proteína de la leche de vaca, pero sí si sois intolerantes a la lactosa.

Yo por eso no me arriesgo y prefiero comprar horchata de calidad, sin aditivos ni porquerías, y además que está buenísima y es ecológica, con la garantía de Costa Eco.


Polos de horchata y frutas sin lactosa


Uno de los truquitos que os enseño en la siguiente videoreceta de los polos de horchata y frutas, es que para que la fruta nos quede distribuida homogéneamente por todo el polo, y el palito de madera se quede recto, es que le demos un golpe de congelador a los polos antes de añadirles la fruta y meterles el palo. Con unos 40 minutos bastará, para que el polo se congele un poco y coja algo de cuerpo. Esta consistencia nos permitirá colocar el palito y se quede recto y distribuir la fruta por todo el polo jeje de otra manera, el polo estaría muy líquido y toda la fruta se iría al fondo (a la punta del helado).


¿Cómo desmoldar los polos?


Seguro que muchos os habréis encontrado con el problema de sacar los polos del congelador y al tirar del palito, estos oponen mucha resistencia y están súper pegados al molde de plástico (la polera) ¡Parece imposible sacar los polos de su molde! y tenemos que esperar un montón de tiempo a que se descongelen un poco para poder sacarlos.

Un truco para desmoldar los polos al sacarlos del congelador fácilmente y de momento, es pasar el molde por debajo de un chorrito de agua tibia durante unos cinco segundos, y al tirar del palo, el polo saldrá sin problemas, como podéis ver en la siguiente videoreceta:







Bueno, pues ahí os dejo la idea. Ya vosotros podéis experimentar con vuestros polos de frutas, zumos, yogures sin lactosa con frutas... las posibilidades son infinitas.

Espero que disfrutéis muchísimo de esta receta de polos de horchata y frutas sin lactosa, y aquí os dejo como siempre la receta en versión imprimible paso a paso.