lunes, 20 de julio de 2015

McFlurry de Oreo (igual que el helado de McDonalds) sin lactosa


McFlurry con Oreo sin lactosa o Sundae casero (helado de McDonalds)



Hace más de 5 años (desde que desarrollé intolerancia a la lactosa) que no probaba un helado McFlurry del McDonalds, y mira que estaban buenos. El McFlurry es un helado súper cremoso de nata con cierto sabor a vainilla al que se le añade trocitos de algunos snacks (galletas Oreo, Kit Kat, M&Ms, Kit Kat, Filipinos, Huesitos o Nocilla) y con sirope a tu gusto (chocolate, chocolate blanco, caramelo o fresa). La base de todos los helados de McDonalds es la misma, ya sean los famosos conos, los sundaes o los McFlurry. Es un helado de leche y una cremosa nata avainillada. Los conos de McDonalds llevan el helado tal cual sobre un cono de galleta, los sundaes llevan el helado en un vaso con sirope a alegir, y los McFlurrys, como ya hemos dicho, son el helado con el sirope y los trocitos de galletas machacados.

Y por fin ya podemos preparar nuestro propio helado McFlurry sin lactosa, igual de bueno que el helado de McDonalds. Incluso mucho mejor, porque no tiene aditivos ni estabilizantes ni nada. Sólo la nata sin lactosa, la vainilla, el azúcar y nuestra propia leche condensada sin lactosa casera.


McFlurry casero de Oreo y Sundae sin lactosa (helado de McDonalds)


Desde que aprendimos a hacer nuestra propia leche condensada sin lactosa casera, se nos ha abierto un mundo de posibilidades en repostería sin lactosa y haciendo helados sin lactosa.

Y es que para hacer este famoso helado de McDonalds, el McFlurry sin lactosa, necesitamos añadir un poco de leche condensada sin lactosa a la nata montada sin lactosa, para hacer un delicioso helado cremoso y dulce.
Además, le vamos a añadir una cucharadita de esencia de vainilla para darle a este McFlurry casero sin lactosa el auténtico sabor a helado de McDonalds.
El resultado es un delicioso y cremoso helado igualico al de la famosa cadena de restaurantes McDonalds.



McFlurry casero de Oreo y Sundae sin lactosa (helado de McDonalds)

McFlurry con Oreo sin lactosa o Sundae casero (helado de McDonalds)


Ya sólo nos queda preparar nuestro helado McFlurry de Oreo casero y sin lactosa. Hemos elegido el topping de Oreo y sirope de chocolate para este McFlurry porque las galletas Oreo son las únicas que no tienen lactosa de todos los snacks posibles para el McFlurry (Kit Kat, Filipinos, Huesitos, etc.). 

Bueno, aquí tenemos que aclarar que las galletas Oreo pueden tener trazas de leche. Pero eso no quiere decir que tengan lactosa, si no que han sido producidas en una fábrica donde también se usa leche, pero la posibilidad de contaminación cruzada es de una entre un millón. Uno de los recuerdos más bonitos que tengo de nuestra comunidad de lactosillos en Facebook es el día que quedamos todos virtualmente a las 4 de la tarde para probar las galletas Oreo y ver qué tal nos sentaban jeje Fue una sorpresa para todos descubrir que las galletas Oreo no llevan lactosa, por muy blanca que sea la crema del interior jeje. Pensaréis que estamos locos, pero lo pasamos genial, y por supuesto, cada uno sabe su propio límite con las trazas, y aquí todos somos adultos para decidir si nos arriesgamos o no a comer algún producto que pueda contener trazas de leche.

Así que buscamos un vaso bonito para servir nuestro helado, le añadimos las galletas Oreo machacadas y le ponemos sirope al gusto (chocolate en este caso). Y ya tendremos nuestro helado de McDonalds, el McFlurry con Oreo casero y sin lactosa! :)







Espero que os guste esta videoreceta, y por cierto, también os aconsejo, si os estáis sacando el carné de conducir o algún familiar vuestro, que entréis en la web de www.bugaloop.com un comparador de clases prácticas de autoescuela donde podréis sacaros el teórico gratis, de manera súper cómoda, en casa.

Aquí os dejo también la receta de McFlurry de Oreo casero sin lactosa en versión imprimible lista para decargar. ¡Que la disfrutéis!



martes, 14 de julio de 2015

Leche condensada casera (sin lactosa)


Leche condensada casera sin lactosa


Creo que la leche condensada sin lactosa ha sido, de lejos, la receta sin lactosa que más me ha costado hacer desde que me lo propuse. Pero me he vuelto a demostrar a mi mismo que no hay nada que no podamos conseguir y por eso me siento muy orgulloso y súper happy sin lactosa ;) Y es que esta es una de las recetas que más buscamos los lactosillos porque en el mercado no existe ni una marca de leche condensada sin lactosa. Ni una. Así que, marcas, si me leéis, ahí tenéis un niño de mercado sin cubrir ;)

La leche condensada resulta de extraer el agua a la leche y añadirle azúcar, por lo que queda una leche más espesa y muy dulce. La manera tradicional de hacer leche condensada es calentándola al fuego, con el azúcar, y removiendo, removiendo mientras se evapora el agua y se la leche se va reduciendo hasta que nos quede la consistencia propia de la leche condensada. El problema es que el proceso para hacer la leche condensada casera sin lactosa nos puede llevar horas dándole vueltas a la leche entera sin lactosa con el azúcar. Así que ese método, como que no jeje porque no quiero perder mi brazo removiendo leche eternamente mientras espesa jeje.

Así que la otra forma mucho más rápida es con leche en polvo sin lactosa. La leche en polvo es leche deshidratada o liofilizada a la que se le ha extraído toda la humedad, y que para rehidratarla debemos añadir agua. Pero aquí viene el mayor problema: ¿dónde encontrar leche en polvo sin lactosa?



Leche condensada casera sin lactosa


La primera vez que intenté hacer leche condensada casera sin lactosa fue con leche en polvo sin lactosa de farmacia, de la que toman los bebés que no pueden tomar lactosa. Y aquello fue un desastre. Por poco tengo que tirar la batidora de vaso jeje eso sí, aprendí a hacer cemento armado jajaja Y es que la leche en polvo sin lactosa para bebés no es leche ni es ná. Es maicena con proteínas lácteas que saben a leche y un montón de aditivos, grasas y guarradas, pero que no es leche (pobres bebés intolerantes a la lactosa). Así que no se os ocurra probar con esa leche... o sí... pero tendréis que buscar la cantidad correcta.



¿Dónde comprar leche en polvo sin lactosa?


Como en el supermercado es imposible encontrar leche en polvo sin lactosa (porque tampoco hay ni una sola marca de leche en polvo sin lactosa que se venda que no sea a nivel industrial para consumidores de a pie), pues la cosa se complicaba. Hasta que encontré en herboristerías leche de soja en polvo, sin lactosa y sin proteína láctea, Así que con ella podemos hacer una leche condensada vegana apta para intolerantes a la lactosa, alérgicos a la leche (a la proteína de la leche de vaca, exactamente) y para veganos.

Y eso no es lo mejor. Lo mejor es que gracias a una heladería que conozco que hace helados sin lactosa (buenísimos por cierto), he podido conseguir un poco de leche en polvo sin lactosa, tanto entera como desnatada, que les distribuye en sacos de 25 kilos una empresa llamada Innova Food Ingredients (del grupo Central Lechera Asturiana), pero sólo a nivel industrial en grandes cantidades y no distribuyen al por menor. No se puede comprar aún un kilo de leche en polvo sin lactosa en la tienda por desgracia. Así que intentad buscar alguna heladería de confianza y preguntar allí. O eso, o la opción de leche de soja en polvo de herboristerías.

Con todo, he podido hacer por fin la leche condensada sin lactosa casera y comparto la receta con todos vosotros.


Leche condensada casera sin lactosa

Leche condensada casera sin lactosa


Generalmente solemos usar la leche condensada, por lo menos donde yo vivo, para hacer café bombón. Es decir, café al que añadimos leche condensada, y resulta un café súper dulce y súper bueno (súper extra calórico claro jeje, pero muy rico). Pero bueno qué más da... ¡¡viva comer!! que tallas hay muchas pero vida sólo hay una :)

Pero también usamos la leche condensada en postres deliciosos (tartas, cremas, flanes...) y también helados, como este famoso helado de McDonalds (el McFlurry casero sin lactosa).

Ya os iré subiendo algunas recetillas ricas con leche condensada sin lactosa, pero mientras tanto espero que disfrutéis de la siguiente videoreceta.

Eso sí, tened en cuenta de no dejarla demasiado espesa, porque al enfriar luego endurece más (por la cristalización del azúcar). Así que cuando vayáis a usarla, sacadla de la nevera un buen rato antes, o bien dadle un golpe de microondas y removéis bien con una cuchara.





Bueno como veis, es súper fácil y cómodo hacer leche condensada casera sin lactosa, siempre que encontremos leche en polvo sin lactosa. Si no encontráis leche en polvo sin lactosa (de soja o de vaca) para hacer la leche condensada sin lactosa casera, pues sólo os queda remover horas y horas reduciendo la leche sin lactosa con el azúcar y un poquito de esencia de vainilla :(

Podéis conservarla en un tarro cerrado en la nevera, y aguanta mucho tiempo porque es azúcar pura, y el azúcar es conservante. De todas maneras, no creo que dure mucho, porque cae en un par de postres y cafés :)

Espero que os animéis a hacerla, y me contéis qué tal os ha quedado. Aquí os dejo la receta paso a paso de cómo hacer leche condensada sin lactosa casera.


sábado, 11 de julio de 2015

Ensalada tropical de gambas dentro de una piña


Ensalada tropical dentro de una piña. Cocktail de gambas con salsa rosa


Hoy os traigo una idea súper original para presentar una ensalada este verano. Se trata de una ensalada tropical de gambas dentro de una piña. Es como un coctel de gambas, pero mucho más divertido y original. Sí sí, una ensalada servida en una piña a modo de recipiente. No digáis que no queda súper chula.

Este mes toca salading tropical en Love my Salad, así que mi aportación quería que fuese original, y darle una vuelta al típico cóctel de gambas servido en una copa o en vasitos. ¿Y qué hay más tropical que servir la ensalada dentro de una piña? Pues ea. Marchando la ensalada tropical de gambas en una piña.

Para unas cenas en la terraza este verano o para una fiesta familiar en casa, seguro que os cubrís de gloria y la gente flipa de la presentación de la ensalada tan original. Y es que es súper fácil. Tan sólo necesitamos una piña bien madura, que no esté verde. Y aquí os regalo un truco para saber si la piña está verde o madura. Tirar de las hojas del tallo hacia arriba, y si salen con facilidad, es que estará en su punto de madurez. Pero si les cuesta y oponen mucha resistencia, es que la piña está todavía verde, y es mejor dejarla madurar unos días fuera de la nevera.


Ensalada tropical dentro de una piña. Cocktail de gambas con salsa rosa


Esta ensalada tropical de gambas dentro de una piña lleva un mix de lechugas (podéis usar las hojas que más os gusten, lechuga romana, iceberg... yo he usado escarola rizada, canónigos y alguna de hoja más moradita  como la batavia roja), maíz dulce, surimi rallado (palitos de cangrejo o bocas de mar), gambas pequeñitas cocidas y fruta fresca: naranja y por supuesto, la pulpa de la propia piña en cubitos. Aunque esta ensalada tropical de gambas admite todo tipo de fruta: melón, mango, aguacate, fresas, manzana, kiwi...

Para el aliño tenemos dos opciones: yo he optado por acompañar esta ensalada tropical (y hacer un guiño al cocktail o cóctel de gambas) con una deliciosa y cremosa salsa rosa o salsa cocktail con la receta de la auténtica salsa rosa casera que hicimos hace tiempo, con sus toques de zumo de naranja, salsa Perrins Worcertershire, incluso un punto de brandy. Eso sí, se trata de impregnar ligeramente la ensalada de salsa rosa, no de bañarla en ella jejeje no me seáis exageraos :P Ahh y por supuesto esta salsa rosa es sin lactosa :)

Pero si preferís hacer la ensalada menos calórica, podéis sustituir la salsa rosa por una refrescante vinagreta de cítricos, que también le va muy bien a esta ensalada, como a cualquier otra ensalada de frutas (mandarinas, naranjas, sandía...)



Ensalada tropical dentro de una piña. Cocktail de gambas con salsa rosa


¿A que es una ensalada súper original en su presentación? Yo lo tengo claro, este verano a aprovechar las cáscaras de las piñas, y no tirarlas, porque podemos hacer bonitos recipientes como por ejemplo para esta ensalada tropical de gambas dentro de una piña. Ahora se me está ocurriendo que podría hacer lo mismo con un coco jeje, o en un melón... ¡o una sandía! :)

Aquí os dejo la receta de esta ensalada tropical paso a paso, para que os luzcáis este verano y sorprendáis a vuestros invitados con una súper presentación de un nada típico cocktail de gambas súper original, con esta ensalada tropical de gambas dentro de una piña.




viernes, 10 de julio de 2015

Dulce de leche casero sin lactosa (cajeta o manjar)


Dulce de leche casero sin lactosa (cajeta o manjar)


La verdad es que no pensaba que volvería a probar nunca el dulce de leche desde que soy intolerante a la lactosa. A pesar de que no es algo muy tradicional en España, puesto que es de origen latinoamericano, es cierto que debido a que en nuestro país también viven muchísimas otras nacionalidades del otro lado del Mediterráneo, cada vez se está popularizando más. Pero por fin he conseguido hacer mi propio dulce de leche casero sin lactosa.

El dulce de leche es una especie de almíbar de leche, o como lo llaman los franceses una "mermelada de leche" confiture de lait. Y es que el dulce de leche tiene un montón de nombres distintos. En Argentina, Bolivia, Centro América, y en la mayoría de países latinos se conoce así, como dulce de leche. Pero tiene otros muchos nombres. Por ejemplo se le llama cajeta o leche quemada en México si es de leche de cabra. Manjar se le conoce en Chile y Ecuador. Una chica en YouTube me dijo que en su país, Colombia y en Venezuela, se le conoce como arequipe. En otros países también se le conoce como Bienmesabe, bollo de leche o Fanguito en Cuba jeje :)

El dulce de leche suele usar como relleno de alfajores, relleno de muffins o magdalenas,  en tortillas, sandwiches, tartas, helados de dulce de leche mmmm qué ricooo. O los típicos caramelos de toffee. Eso sí, es una booomba. Una bomba calórica jeje. Muy muy dulce hasta decir basta. Pensad que es leche muy muy condensada con mucho azúcar, a la que se le ha evaporado el agua, removiendo y removiendo a fuego lento. Y ahora que hemos conseguido hacer dulce de leche casero sin lactosa, nos lo podremos permitir, aunque sea de vez en cuando. Porque nosotros lo valemos :)



Dulce de leche casero sin lactosa (cajeta o manjar)


La manera tradicional de preparar dulce de leche casero es con leche de vaca, azúcar y esencia de vainilla. Muchas recetas usan bicarbonato de sodio para potenciar ese color tostado, puesto que favorece la reacción de Maillard, y además también evita que se corte la leche al concentrarse, pero no es necesario. Se calienta todo sin parar de remover a medida que el agua de la leche se va evaporando y la leche se va caramelizando con el azúcar y se va concentrando y espesándose cada vez más.

Podéis dejarlo concentrar más o menos, y dejarlo más clarito o más oscuro. La verdad es que a mi se me pasó un poco, porque cuanto más lo concentres más dulce y espeso está (color marrón pardo). Y cuanto menos concentrado, tendremos un dulce de leche más ligero, aunque más clarito, como un color ocre.

Pero como eso es un rollo, estar removiendo horas y horas hasta que se concentre la leche con el azúcar, vamos a usar leche en polvo (que ya está evaporada) para hacerlo más fácil.  La dificultad aquí está en encontrar leche en polvo sin lactosa. En herboristerías yo he encontrado sin problemas leche de soja en polvo. Sin lactosa y sin proteína láctea. Así podríamos hacer un dulce de leche vegano apto para alérgicos a la proteína de leche de vaca. Pero yo he tenido la suerte de encontrar una heladería, cuyo proveedor de leche (Central Lechera Asturiana) le vende leche sin lactosa en polvo en grandes cantidades para hacer helados sin lactosa. Llevaba un montón de años detrás de la leche en polvo sin lactosa. Buscándola por internet, en proveedores de tiendas... y nada. Pero como yo nunca tiro la toalla, aquí está, el dulce de leche casero sin lactosa!. 





Si no encontráis la leche en polvo sin lactosa (ni la leche de soja en polvo) no os preocupéis. Siempre podréis hacer el dulce de leche casero de la manera tradicional, reduciendo la leche a fuego medio lento sin parar de remover jeje como las abuelitas argentinas.. eso sí, id turnándoos el brazo jeje porque estaréis al menos una hora ahí dale que te pego jeje.

Espero que os guste la videoreceta y aquí os dejo la receta en versión imprimible paso a paso del dulce de leche casero sin lactosa :)