jueves, 16 de octubre de 2014

Banoffee Pie (tarta de plátano, toffee y nata) sin lactosa

Banoffe Pie (tarta de plátano y toffee) sin lactosa




La primera vez que probé el Banoffe Pie, a pesar de ser una tarta inglesa, fue aquí en España. Mis tías inglesas vinieron de visita y preparamos esta receta de Banoffe Pie sin lactosa, porque sabíamos que les gustaba mucho. Buaaaa, espectacular. Cuando la probé, me habría comido yo solo toda la tarta (aunque es imposible, y es que con un cachito ya vas más que empachado)!! Y es que con razón era la comida preferida de Margaret Thatcher :) 

El Banoffe Pie es una tarta de plátanos, toffee y nata, sobre una base de galletas Digestive y mantequilla sin lactosa. La palabra "Banoffee" es la mezcla de "banana" y "toffee". Es de origen inglés, aunque es de historia reciente. Fue creada en 1972 por el cocinero del Pub "The Hungry Monk" (El monje hambriento) en la ciudad de Jevington (Eest Sussex), muy cerca precisamente del pueblo de mis tías Hastings y Bexhill, y de los impresionantes  acantilados de "Seven Sisters Hills" (las colinas de las 7 hermanas)


Banoffe Pie (tarta de plátano y toffee) sin lactosa





















No nos vamos a engañar jeje esta tarta es hipercalórica (8 millones de calorías más o menos jajaja) pero mira, está buenísima!!! es como darle un pequeño bocado al cielo, y a toda la corte celestial tocando el arpa jajaja Eso sí, sólo podemos comernos un pedacito.

Para empezar la base ya está hecha con mantequilla sin lactosa y crumbles de galleta digestive (también sin lactosa, aunque la mayoría de las marcas pueden llevar trazas de leche). Y luego está el relleno ¡¡Ay Dios mío qué relleno!! A base de rico plátano y..... lo mejor del mundo: el toffee.

Para hacer toffee casero normalmente usaríamos leche condensada o dulce de leche (que ya están muy reducidos y condensados, y en cinco minutos tendríamos el toffee). Pero como hasta la fecha no he encontrado ni leche condensada sin lactosa ni dulce de leche sin lactosa, para hacer nuestro toffee sin lactosa casero necesitamos nata sin lactosa, aunque tengamos que dejarla reducir al menos 40 minutos a fuego medio, removiendo. Es algo cansino, sí, pero merece la pena muy mucho. El resultado es el mismo. Un pecado inconfesable que ojalá nunca hubiese descubierto jajaja

Después la tarta se culmina con nata montada sin lactosa (la decoración ya al gusto) y chocolate negro sin lactosa (la mayoría de las marcas pueden llevar trazas de leche), rallado en láminas a modo decorativo.



La tarta es espectacular, la mires por donde la mires. Creo que todos deberíamos probarla alguna vez (ya no hay excusa, ni siquiera por la dieta... luego te vas a correr una hora y listo jejeje)

Y aquí os dejo la receta en versión en pdf en versión imprimible para vuestra colección de recetas sin lactosa ¡A disfrutarla! 

lunes, 25 de agosto de 2014

Tarta de chocolate (sin gluten y sin lactosa)

Tarta de chocolate sin gluten sin lactosa

La primera vez que probé esta tarta de chocolate no me podía creer que fuese una tarta sin harina y sin gluten. Estaba buenísima, super húmeda y chocolateada. Con la textura entre un brownie y una mousse de chocolate. Una de las mejores tartas de chocolate que he probado en mi vida. ¡Y es súper fácil de hacer!

Y es que esta tarta de chocolate no lleva ni gluten ni lactosa, así que es apta tanto para celiacos como para intolerantes a la lactosa. Como todos sabéis, la celiaquía es una intolerancia al gluten. Si somos celiacos y tomamos gluten nuestro intestino se inflama y las vellosidades intestinales no pueden absorben adecuadamente los nutrientes (con lo cual existe riesgo de desnutrición). Yo era el primero que tenía mucho desconocimiento en este tema y pensaba que el gluten sólo estaba en el trigo. Pero os voy a enseñar un truquito para recordar qué harinas llevan gluten y debemos evitar si vamos a cocinar para un celiaco: TACC [Trigo, Avena, Centeno y Cebada] así como los derivados del trigo (kamut, espelta, etc.) ¿Qué harinas podemos usar para un celiaco? Podemos usar la harina de maiz, el almidón de maiz (maicena), la harina de garbanzos, la de arroz y la de frutos secos como la almendra....

En esta receta no usamos ningún tipo de harina para la tarta, si no almendra molida, lo cual también le da un sabor espectacular. Tampoco lleva levadura. Lo que hace a la tarta tener tanto volúmen son las claras montadas a punto de nieve, metiéndoles mucho aire al batirlas y teniendo mucho cuidado de no bajarlas al incorporarlas al resto de ingredientes (huevos, azúcar, chocolate, mantequilla, etc.)





En esta receta el único lácteo que usamos es la mantequilla sin lactosa. Podéis ver cómo hacer vuestra propia mantequilla sin lactosa casera en este mismo blog.

La textura es espectacular, muy parecido a la de un brownie, pero más ligero y más sano, porque no lleva nada de harina ni tanta grasa, con lo cual engorda menos.

Una tarta de chocolate sin gluten y sin lactosa, deliciosa y apta para celiacos e intolerantes a la lactosa. Y lo mejor, súper fácil de hacer. ¿Qué más se puede pedir?


miércoles, 20 de agosto de 2014

Pollo frito al limón (estilo chino)

Pollo frito al limón estilo chino

Seguramente todos hayamos probado el pollo al limón de los restaurantes chinos. Es uno los platos más típicos junto con pollo con almendras y el arroz tres delicias. Supongo que es porque son sabores no demasiado alejados de la cocina occidental, y para aquellos que no quieren arriesgarse demasiado con la comida oriental, pues piden un pollo frito al limón estilo chino.


A mí me encanta este pollo, aunque por supuesto no es de mis platos favoritos cuando voy a comer a un restaurante chino. A mi me encanta el cerdo asado especial (con salsa agridulce y picante), la ternera en salsa de ostras y en general todo lo que suponga un toque exótico y sabroso.

El pollo al limón estilo chino suele servirse en una pieza (la pechuga de pollo rebozada entera y luego cortada en tiras). Aunque yo prefiero cortarla en tiras desde el principio y rebozarla así, para que luego sea más cómodo de comer. Se trata de un rebozado ligero de huevo, maizena (o fécula de maíz) y pan rallado.

Este pollo frito va acompañado de una salsa al limón, espesada con maizena y reducida al fuego. Tan sólo lleva zumo de limón, agua, un poquito de miel, azúcar (yo he usado azúcar moreno aunque podéis usar azúcar normal) y la fécula de maíz para espesar.





Ahí os dejo la videoreceta para que hagáis vuestro propio pollo frito al limón estilo chino, para que podáis ahorrar cocinando en casa y sorprendáis a vuestros invitados con una auténtica receta oriental que a todo el mundo encantará.


lunes, 4 de agosto de 2014

Polos "Calippo" de lima limón (sin lactosa)





Estoy pasando Agosto entre Málaga y Almería... ¡Agosto + Almería = mucho mucho calor! Playita, sol, piscina, sol, piscina, polos de hielo. Es una sucesión lógica. Y es que no hay nada mejor que refrescarse con un buen polo de frutas cuando sales del agua. Te hidratas, te refrescas y encima te alimentas.

Los polos de hielo son mucho más sanos que los helados de crema, para empezar no llevan lactosa, ni lácteos. Son mucho más ligeros. Están hechos a base de agua, zumo de frutas y azúcar (o edulcorante).

Tengo un mente muchos polos de frutas para hacer este verano: polos de sandía y kiwi, polos de fresa y plátano, polos de naranja... pero me apetecía muchísimo hacer los famosos Calippos de lima limón. El Calippo® es un polo de hielo (los hay de lima limón, de fresa, de cola, de chicle, de naranja...) de la marca Frigo®. Tienen una forma inconfundible, cónica y alargada, para ayudarte con los dedos a deslizar el polo hacia arriba e ir chupándolo poco a poco. No llevan lactosa y están hechos sin colorantes artificiales. Aunque en esta receta yo sí he usado... la verdad es que son totalmente prescindible, porque el color del zumo de las limas y el limón es super bonito al natural.

Vamos a utilizar unos moldes de silicona de Lekué, que son especiales para hacer polos tipo Calippo y además son de una calidad extraordinaria. La silicona de Lekué agunta temperaturas super altas, es muy duradera y ni coge olores al meterla al lavavajillas ni da sabor a los alimentos.



Esta es una de las videorecetas que más me ha gustado. Me parece super divertida y fresca. Hay un par de tomas falsas jeje La verdad es que me he pasado un poco con el colorante, pero bueno, jejej, el Calippo casero está super bueno, y lo que sobra (si no os cabe todo en los moldes) podéis beberlo tal cual, bien fresquito en la nevera, o con hielo, y está super rico y refrescante.

Aquí os dejo la receta de Calippos de lima limón caseros y como siempre os recuerdo que podéis descargaros mi APP sin lactosa gratis para vuestros móviles y tablets (iPhone y Android)

¡Feliz Verano lacto-killos! ;)

viernes, 18 de julio de 2014

Solomillo de cerdo a la pimienta (sin lactosa) con patatas salteadas

Solomillo de cerdo a la pimienta (sin lactosa) con patatas
Recuerdo el solomillo de cerdo a la pimienta desde que era pequeñito, e iba a comer con mis padres fuera. Este era uno de los platos favoritos de mi hermano jeje, mira que es carnívoro el tío (ahora de mayor siempre se pide la carne sangrante y sin salsa, para disfrutar bien del auténtico sabor de la carne) ^^

Pero para los que no somos muy carnívoros, es cierto que nos gusta acompañar los platos de carne con alguna salsa, y esta salsa a la pimienta verde y negra es muy recomendable, porque está súper buena, es ligera de sabor y por supuesto, está hecha con nata sin lactosa.

Es un plato súper fácil. Yo uso solomillo de cerdo, pero podéis hacerlo con ternera si lo preferís. También podéis hacerlo en medallones o en filetes. A mi me gusta más hacerlo en medallones y aplastarlos un poquito para que no queden tan gruesos. La carne se marca apenas un minuto por cada lado, aunque por supuesto depende de cómo os guste la carne de hecha. Pero creedme, esta carne no hay que pasarla demasiado porque si no es como comer una suela de zapatilla jeje.

La salsa de pimienta verde y negra también es muy sencilla de hacer. En la misma sartén donde hemos marcado el solomillo, desglasamos bien los jugos de la carne con un poco de brandy o coñac, y dejamos la nata sin lactosa reducir con más pimienta, y un poquito de concentrado de carne Bovril, para potenciar el sabor (aunque esto es totalmente opcional).




Vamos a acompañar el solomillo con unas patatas risoladas, que consiste en cocerlas primero unos pocos minutos para ablandarlas y luego saltearlas a fuego fuerte con hierbas provenzales, y así quedan tiernas por dentro y crujientes por fuera. Creedme, es una textura curiosa que le va genial a la carne.

Tengo muchísimo cariño a esta receta, porque fue una de las tres que cociné en directo en el show cooking que KAIKU sin lactosa organizó en SalAia Madrid 2014, el Salón de Intolerancias y Alergias Alimentarias.

Chef Orielo. Show cooking sin lactosa SalAIA Madrid


Chef Orielo. Show cooking sin lactosa SalAIA Madrid

Chef Orielo. Show cooking sin lactosa SalAIA Madrid

Quiero agradecer a todos los que os acercasteis a verme cocinar en directo, con todo el calor que hacía en aquella terraza jeje, pero ahí estuvisteis hasta el final. Sobretodo, estaré eternamente agradecido a mi mini chef Francisco, a su mami y a su tita. Sois la caña de España chicas!! y me declaro fan vuestro desde ya!! Algunos miembros de la comunidad de lactosillos también me sorprendieron allí y me dio mucha alegría poder conocerlos!!! sois geniales chicos!! Y sobretodo, gracias a KAIKU sin lactosa, por contar conmigo y confiar en mi para este tipo de eventos :) me siento muy muy orgulloso.

Además del solomillo de cerdo a la pimienta, también hice otras dos recetas sin lactosa que no he publicado nunca en el blog: unos crepes salados sin lactosa deliciosos, rellenos de jamón york y queso sin lactosa, y otros rellenos de champiñones salteados y salsa de mostaza y queso sin lactosa. Y por último, una tarta de manzana y galletas sin lactosa al microondas. Riqúisimo!! no quedó ni un poquito!! jajaja xDD 

viernes, 27 de junio de 2014

Ensalada tropical de aguacate y naranja con salsa rosa (sin lactosa)

ensalada tropical de aguacate y naranja con salsa rosa sin lactosa

Ya ha pasado la víspera de San Juan y el solsticio de verano. Y este año por primera vez he vivido esa noche en una ciudad distinta a la mía, en Málaga, aunque eran las mismas aguas del Mediterráneo en las que me zambullí a las 12 de la noche... Rodeado de fuego, agua, magia y amigos, esa noche me zambullí en el mar con el corazón bien abierto y con buenos deseos.

Y es que en verano todo cambia, el sol, el agua, el olor a pino, a jazmín... y nos apetece comer más ligerito, platos llenos de color y sabor, refrescantes, como esta ensalada tropical de naranja, aguacate y surimi. Tenéis que tener cuidado con el surimi (palitos de cangrejo) porque muchas veces lleva lactosa. Mirad bien la etiqueta.

Bien fresquita, esta ensalada es genial para el verano. Además es muy nutritiva, porque aunque pensemos que el aguacate es una fruta muy calórica, también es cierto que esa grasa es monoinsaturada, rica en Omega9. Es decir, es una grasa vegetal comparable a la del aceite de oliva, que nos ayuda a reducir el colesterol malo LDL y aumentan los niveles de colesterol bueno HDL. El aguacate además es muy rico en vitaminas, sobretodo en vitamina E, que se caracteriza por su alto poder antioxidante, lo cual retrasa el envejecimiento celular. Muy rico en fibra y con propiedades beneficiosas para nuestra piel y cabello.



En esta videoreceta os doy dos opciones para aliñar la ensalada. Si queréis una opción más ligerita, os recomiendo una vinagreta con aceite de oliva virgen extra, vinagre balsámico o de jerez, y una cucharadita de miel. También podéis añadir frutos secos machacados. La otra opción es acompañarla de salsa rosa (sin lactosa), que aunque sea más calórica, lo cierto es que le va muchísimo mejor a esta ensalada, porque combina a la perfección con la naranja, el aguacate, la lechuga y el surimi.

Espero que la disfrutéis y que disfrutéis aún más del veranito, estéis donde estéis, tengáis playita o no. ¡Sed felices! #happysinlactosa