Pasta fresca negra
Original pasta fresca casera tintada con tinta de sepia
Categoría: pasta
Cocina: Italiana
Raciones: 2 personas
Autor: Orielo's Kitchen
Ingredientes
  • 200 gr. harina
  • 2 huevos
  • 2 aceite de oliva
  • 1,5 sal
  • 2 sobres tinta de sepia
  • harina para espolvorear
Elaboración
  1. En un bol, o bien sobre la propia encimera, hacemos un volcán con los 200 gr. de harina (100 gr. por persona), dejando un volcán o hueco en el centro.

  2. En el volcán añadimos los dos huevos (1 por persona), las dos cucharadas de aceite (una por persona) y una cucharadita y media de sal. Para tintar la pasta de negro, añadimos también dos sobrecitos de tinta de sepia o de calamar en el centro del volcán.

  3. Ahora con los propios dedos vamos a mezclarlo todo, primero mezclando los elementos húmedos del centro del volcán y abriendo poco a poco el agujero para incorporar bien la harina (es recomendable usar guantes de latex para no tintarse las manos).

  4. Una vez bien incorporado, colocamos la masa en la encimera y comenzamos a amasarla, añadiendo un poco de harina si estuviese demasiado húmeda, o un poco de agua si estuviese demasiado seca. La amasaremos durante entre cinco y diez minutos para que el gluten se desarrolle correctamente y la masa quede elástica.

  5. Cuando esté lista, hacemos una bola con la masa y la dejamos en el bol tapado con papel film reposando una media hora en un lugar fresco o en la nevera.

  6. Una vez haya reposado, vamos a cortar la bola en cuatro pedazos. Cada uno de esos pedazos los estiramos un poco con el rodillo. Y ahora vamos estirando la pasta con la máquina de estirar pasta, pasándola por el rodillo con la apertura máxima (el número 8) un par de veces. Es muy importante espolvorear harina sobre la pasta cuando la estiramos cada vez y también sobre los rodillos. Después vamos pasando la pasta estrechando cada vez más el rodillo de dos en dos números, o de uno en uno, hasta llegar al grosor de la pasta que queramos. El número 4 o el 3 está bien (depende de cada máquina).

  7. Una vez estirada pasamos la masa por el rodillo cortador (bien de tallarines o bien de espaguetis), espolvoreando una pizca de harina en el rodillo y en la masa.

  8. Cuando tengamos todos los tallarines formados, les espolvoreamos una pizca de harina y los separamos unos de otros. A continuación dejamos secar la pasta colgando los tallarines sobre un palo horizontal durante media hora.

  9. Pasado ese tiempo, ya podemos cocerlos en un cazo con abundante agua hirviendo, un poco de aceite de oliva, una hoja de laurel y sal. El tiempo de cocción de la pasta fresca es entre tres y cuatro minutos.

Mis notas

Podemos acompañar la pasta fresca de sepia con la salsa que más nos guste.