Galletas de canela Napolitanas sin lactosa
Galletas de canela Napolitanas sin lactosa
Tiempo preparación
1 h
Tiempo cocción
8 min
Tiempo total
1 h 8 min
 

Las tradicionales galletas Napolitanas de Cuétara o Ricanelas, caseras y sin lactosa

Categoría: galletas sin lactosa
Raciones: 24 galletas
Ingredientes
  • 250 g. harina
  • 100 g. mantequilla sin lactosa
  • 110 g. azúcar
  • 1 huevo grande
  • 2 cditas. canela molida
  • 1 pizca de sal
  • 1 cdita. levadura química o polvos de hornear
  • 2 cditas. azúcar
  • 1 cdita. canela molida
Elaboración
  1. Batimos la mantequilla con el azúcar con las varillas eléctricas durante unos minutos hasta que esté bien integrado.

  2. Añadimos el huevo y continuamos batiendo un par de minutos.

  3. Incorporamos la harina, la pizca de sal, la levadura y la canela molida mezcladas, tamizando todo sobre nuestra mezcla. Mezclamos con una espátula hasta que ya tengamos que trabajar la masa con las manos y obtengamos una bola homogénea y compacta.

  4. Envolvemos esta bola de masa un poco aplanada en papel film y la metemos en el congelador durante 20 minutos. 

  5. Cuando haya cogido cuerpo, ponemos la masa entre dos papeles film y estiramos con un rodillo hasta conseguir un grosor de 2 milímetros (es importante que todas las galletas tengan el mismo grosor, si no las más finas se quemarán mientras que las más gruesas quedarán poco hechas). Volvemos a meter la masa estirada en la nevera 10 minutos.

  6. Cortamos las galletas con un cortapastas rectangular (el mío es de 9,5×4 cm, especial para estas galletas) o bien a cuchillo. Repetimos el proceso hasta cortar todas las galletas, aprovechando toda la masa (si notamos la masa blanda y se nos rompe o deforma al cortar las galletas, la metemos otros 10 minutos en la nevera)

  7. Mezclamos el azúcar y la canela molida y espolvoreamos por encima de las galletas con un colador pequeñito.

  8. Cuando tengamos todas las galletas en la bandeja sobre papel vegetal las horneamos durante unos 8 (depende de cada horno) hasta que estén doraditas pero no muy tostadas y las dejamos enfriar sobre una rejilla.