Croquetas de jamón ibérico

Deliciosas croquetas de jamón ibérico caseras tradicionales y sin lactosa

Categoría: Entrantes
Cocina: Española
Autor: Orielo's Kitchen
Ingredientes
  • 1 litro leche sin lactosa
  • 100 gr. harina de trigo
  • 70 gr. aceite de oliva
  • 30 gr. margarina vegetal
  • 1 cebolla
  • 200 gr. jamón ibérico picado
  • nuez moscada
  • harina
  • 2 huevos
  • pan rallado
  • aceite de oliva virgen extra
  • pimienta negra molida
  • sal
Elaboración
  1. Cortamos unos 200 gr. de jamón ibérico y lo picamos en la picadora muy bien. Reservamos.

  2. Picamos una cebolla en trocitos muy pequeños y la pochamos en una sartén con 70 gr. de aceite de oliva y 30 gr. de margarina vegetal a fuego medio bajo hasta que esté bien dorada y blandita.

  3. Incorporamos entonces el jamón picado y lo doramos un par de minutos con la cebolla.

  4. Incorporamos la harina de trigo y la tostamos unos minutos hasta que coja un color marroncito, así las croquetas no sabrán a harina cruda.

  5. Añadimos un poco de nuez moscada, sal y pimienta negra molida al gusto. Incorporamos poco a poco y en varias tandas el litro de leche que previamente habremos calentado. Vamos removiendo con unas varillas a medida que vamos incorporando la leche caliente, disolviendo bien la harina tostada.

  6. Cuando tengamos todo mezclado, tenemos que cocer bien la bechamel, durante al menos unos diez minutos a fuego medio, hasta que la masa se despegue bien de las paredes de la cacerola.

  7. Cuando está lista, la dejamos enfriar, la pasamos a un recipiente bien tapado con film y la reservamos en la nevera toda la noche.

  8. Al día siguiente ya podremos hacer las croquetas. Con la ayuda de dos cucharas o con las manos (o incluso con manga pastelera) le vamos dando la forma que queramos.

  9. Preparamos tres platos, uno con harina, otro con dos huevos batidos y otro con pan rallado, y por último una bandeja para ir colocando las croquetas ya empanadas. Pasamos la croqueta primero por harina, y pasando de una mano a otra quitamos el exceso de harina. Con dos tenedores la mojamos en huevo batido y por último por pan rallado. Cuando estén listas podemos congelar las que no vayamos a freír.

  10. En una sartén con abundante aceite de oliva o de girasol a 180ºC freímos las croquetas de tres en tres, para que no baje demasiado la temperatura del aceite. Cuando estén doradas por todos lados las sacamos a un papel absorbente y listas para comer.