Masa quebrada o pasta brisa
Tiempo preparación
1 h 10 min
Tiempo cocción
20 min
Tiempo total
1 h 30 min
 
Masa quebrada o masa brisa para base de tartas y quichés.
Autor: Orielo's Kitchen
Ingredientes
  • Ingredientes
Para molde de 30 cm.
  • - 250 gr. de harina floja
  • - 125 gr. de mantequilla sin lactosa
  • - 60 gr. de azúcar glass
  • - 1 huevo
  • - 1 cuchararada de leche fría sin lactosa
  • - Ralladura de limón
  • - 1 pizca de sal
Elaboración
  1. 1. Mezclamos los 250 gr. de harina tamizada, los 125 gr. de mantequilla sin lactosa (la mitad de grasa que de harina) cortada en cubitos y los 60 gr. de azúcar glass. Es importante no imprimir demasiada temperatura a la mezcla, para que la mantequilla no se derrita demasiado rápido. Para ello enfriamos nuestras manos en agua fría antes de amasar. Vamos pellizcando los cubitos de mantequilla mientras mezclamos, hasta conseguir una mezcla arenosa.
  2. 2. Una vez lista la parte seca, vamos a incorporar los ingredientes húmedos. Hacemos un hueco en mitad de la masa, a modo de cráter, donde vertemos el huevo crudo, una cucharada de leche sin lactosa fría, un poquito de ralladura de limón para aromatizar y una pizca de sal. Con los dedos mezclamos los ingredientes húmedos y vamos mezclándolos con los secos hasta conseguir integrarlos perfectamente.
  3. 3. Cuando vaya cogiendo consistencia, aunque todavía pegajosa, ponemos la mezcla sobre la encimera con un poco de harina espolvoreada. Es importante no trabajar demasiado esta masa. No debemos amasarla demasiado, puesto que el gluten y el almidón endurecerían demasiado la masa, y no quedaría crujiente. Sólo la vamos palmeando y apretándola hasta hacer una bola. La envolvemos en film y la dejamos en la nevera al menos una hora.
  4. 4.Tras haber reposado, sacamos la bola de masa del papel film y la ponemos en la encimera un poco enharinada. Con la ayuda de un rodillo vamos a extender la masa, para poder ponerla sobre el molde rizado, que también estará enharinado.
  5. 5. Con la ayuda de nuestros dedos vamos ajustando la masa al molde, con especial cuidado en los bordes rizados.
  6. 6. Cuando esté perfectamente extendida, vamos a pincharla con un tenedor por toda la superficie.
  7. 7. Ahora ponemos papel vegetal sobre la masa, y sobre el papel vamos a colocar un puñado de garbanzos secos o cualquier otra cosa que nos haga peso, y evite que al hornearla, la masa no suba ni tenga burbujas.
  8. 8. Metemos el molde al horno, ya precalentado a 180°C, durante 10  minutos.
  9. 9. Pasado ese tiempo, sacamos el molde y quitamos todo el peso (los garbanzos o lo que hayamos puesto) y el papel vegetal. Y volvemos a meterlo al horno otros 10 minutos más aproximadamente o hasta que la masa quebrada tenga un bonito color dorado.