martes, 8 de enero de 2013

Pizza Michelangelo sin lactosa (de atún, champiñones, york y bacon) con masa casera



















No digais que no echáis de menos la pizza. Cuando me dijeron que era intolerante a la lactosa hace ya casi tres años, pensé que nunca volvería a comerlas, y a veces moría por comer una pizza.

Pero devorar una esponjosa y deliciosa pizza casera sin lactosa ahora es posible.

La primera pizza que yo probé en mi vida se llamaba "Pizza Michelangelo". Era una pizza de atún, champiñones, york y bacon. Recuerdo exáctamente cuándo fue. Yo era pequeño (aunque no demasiado, porque en mi pueblo no había llegado todavía la pizza jeje), y estaba veraneando en casa de mis tíos en la playa. Llamaron por teléfono y trajeron un par de cajas cuadradas y planitas, grandes y grasientas. Ese fue el día en que la pizza y yo nos conocimos y desde entonces la he amado en todas sus versiones (aunque claro, uno se tiene que recortar por el tema de la línea, ejem, ejem...)

 

En este video aprederemos a hacer nuestra propia masa casera tal y como me han enseñado en la Escuela de Hostelería, y además, aprenderemos un truquito para darle esa textura tan característica que tienen las masas de Telepizza y similares.

Lo característico de la  masa es que vamos a combinar un 80% de harina de fuerza con un 20% de harina floja o de repostería. Suele indicar si es de fuerza o de repostería en el envase, pero si no lo pone, podéis averiguarlo leyendo los ingredientes: es harina de fuerza si el contenido en proteinas es del 12% (12 gr. por cada 100 gr. de producto) o mayor, y es harina floja si tiene alrededor de un 8%.
Aquí os dejo también la receta en versión imprimible y espero que la disfruteis tanto como yo.